Seleccionar página

¡Buenos días! Esta semana os queremos acercar la idea de introducir el Método Montessori en la estimulación que realizamos con nuestros mayores.

Se puede hacer desde dos perspectivas: como un método para realizar las sesiones de estimulación cognitiva o como una forma de vivir el día a día o realizar las actividades básicas de la vida diaria (ABVD). O también podemos hacer las dos cosas y tomarlas como una filosofía de vida basada en el respeto a cada individuo: con sus características y con su ritmo.

El método Montessori se utiliza, sobre todo, para personas con demencia, especialmente los que están en una fase avanzada. Sin embargo, veréis que en realidad se puede utilizar siempre.

En este artículo no pretendemos daros una clase intensiva de Montessori, pero sí que queremos que veáis que es más sencillo y accesible de lo que parece, y que el cambio puede favorecer mucho el estado de ánimo de la persona mayor. Podemos ayudarle a ser más feliz y productivo, a la vez que fomentamos su sentido de autodeterminación, independencia y autoestima.

 

El Método Montessori.

 

Este método promueve la autonomía, independencia e iniciativa. A su vez, fomenta la capacidad de elegir, desarrollo de la voluntad y autodisciplina.

Se realizan actividades significativas para la persona y que se basan en las habilidades y capacidades que aún conservan. De esta manera nos aseguramos de que SIEMPRE tengan éxito en la tarea que desempeñan.

Son actividades repetitivas, que se realizan sin fallos, y para ello, una misma tarea se divide en varias subtareas de menor dificultad para que poco a poco logre realizarla completa.

Se pone mucho énfasis en el trabajo de las habilidades motrices finas, la concentración y el mantenimiento de una buena autoestima.

Los factores clave en este tipo de tareas son:

  1. Repetición
  2. Refuerzo positivo (premios)
  3. Inclusión (en la medida de lo posible) de los cinco sentidos en el desempeño de las actividades.

Se busca tener un ambiente preparado para la persona mayor. Es decir, un ambiente en el que se puedan mover y realizar las actividades sin la necesidad de excesiva ayuda. Un ejemplo podría ser el baño de casa: un baño adaptado, donde tenga las cosas a mano, con carteles que indiquen lo que es cada cosa (jabón, champú, toalla, inodoro, ducha, etc.) y pictogramas que indiquen, por ejemplo en el lavabo, la secuencia que tienen que seguir para lavarse las manos. Todo depende de las capacidades que aún conserve la persona.

Se favorece la independencia y se ofrece la capacidad de decisión. Es decir, no es lo mismo que hoy coma tortilla sí o sí, a que, aún manteniendo la organización del día a día, les demos la opción de decidir entre comer tortilla o pescado. Otro ejemplo sería darles la opción de elegir la ropa que se ponen a diario. Debemos tener siempre muy en cuenta que no son niños pequeños, y solo debemos pararnos a pensar cuantas veces tienen la opción de decidir sobre sus cosas en un día cualquiera. ¿Imagináis no poder decidir qué es lo que vas a comer o si te sientas en un sitio o en otro, o si hoy sales a la calle o no? ¿Consideráis necesario poder mantener la capacidad de decidir cuando seáis adultos mayores?

Nuestro papel en estas actividades debe ser de guía. No hay que infravalorar las capacidades de la persona mayor ya que, por regla general, mantienen más capacidades de las que pensamos. Pero por nuestras prisas, impaciencia o simplemente el ritmo de vida del día a día, las hacemos nosotros por ellos para “ir más rápido”. Siempre debemos acompañarlos cuando realicen las actividades, para poder apoyarlos cuando lo necesiten, pero sobre todo porque este método también busca favorecer las relaciones sociales y el sentido de pertenencia en la persona.

En las actividades trabajaremos mucho con las manos y, además, dejaremos que contribuyan a la realización de ciertas tareas del día a día.

 

 Actividades Montessori.

 

Estas actividades siempre deben ser interesantes, estimulantes y retadoras para la persona que las va a realizar. ¿Retadoras o interesantes para una persona con demencia? Pues sí. Las personas con demencia siguen teniendo preferencias, gustos y siguen queriendo hacer cosas. Necesitan tener una rutina, sentirse realizados, sentir valía personal, expresar sentimientos y pensamientos, etc. Y con estas actividades lo conseguimos.

Por supuesto también deben ser actividades que les gusten. De nada servirá poner a ayudarnos en la cocina a una persona a la que jamás le ha gustado cocinar. No que no lo haya hecho anteriormente, sino que no le guste. Ya que puede no haberlo hecho nunca y ser una pasión oculta.

En cualquier caso, para coger ideas sobre qué actividades pueden gustarles, podemos pensar en los hobbies que tenían antes, sus actividades favoritas o incluso su trabajo.

En cuanto a los materiales, se busca siempre que sean materiales naturales, y en el caso de las personas mayores, lo ideal es que sean materiales y objetos de su día a día.

 

Actividades para el día a día.

 

Seleccionar y separar legumbres para ponerlas en botes distintos es una buena actividad con la que trabajamos la motricidad fina y la atención.

Si convivimos con una persona mayor que tenga deterioro cognitivo o demencia (Alzheimer, cuerpos de Lewy, cerebrovascular, Parkinson, etc.), podemos incluirlos en las actividades diarias que realizamos. A continuación os damos algunos ejemplos:

  1. La compra: Cuando vayamos al mercado a hacer la compra podemos llevarlo, situarnos delante del puesto y decirle que necesitamos un pimiento rojo y que señale dónde está el pimiento rojo. Si vamos al supermercado podemos ponernos en el pasillo de la leche y decirles que coja un cartón de leche de la que bebemos en casa. De esta manera estaremos trabajando su atención, memoria, praxias y, además, su autoestima, sentimiento de valía y de autoeficacia. Una vez en casa podemos pedirle que coloque las cosas en “su sitio” o que separe las frutas y ponga las fresas en un bol y las ciruelas en otro. Puede que tarden mucho, que coloquen dos cosas de diez, pero lo poco que hagan será mucho para ellos.
  2. Hacer la comida: Podemos pedirle que pele las zanahorias que vamos a echar posteriormente al guiso. Que separen los garbanzos de las habichuelas, que pelen las alcachofas, etc.
  3. La colada: Pueden doblar la ropa limpia; podemos prepararles la ropa que queremos poner en la lavadora y que ellos la metan dentro.
  4. Orden y ayuda en casa: Muchos son capaces de poner la mesa ellos solos pero habitualmente pensamos que no es así. En cualquier caso pueden poner las servilletas, llevar el pan, etc. Pueden perfectamente quitar el polvo o barrer. Siempre que ellos quieran.
    Generalmente querrán hacer este tipo de actividades siempre y cuando no se les recrimine que lo hacen mal, se tenga paciencia con ellos, se haga habitualmente y no solo un día, y se les mantenga activos, y se les reconozca el valor de haber realizado la tarea y habernos ayudado.
  5. Aseo personal: Que se laven los dientes, se vistan, se echen colonia, se pongan crema, etc.

Solemos pensar que ya no son capaces de poner la mesa, doblar la ropa o prepararse un sencillo desayuno. Pero sí lo son,  mejor o peor, pero hacerlo ellos les proporcionará un increíble sentimiento de valía.

 

Si siempre le han gustado las flores… ¿Por qué no comprarle flores y poner al lado un jarrón? Veréis como no es necesario decirle lo que tiene que hacer con ellas.

Al incluirlos en las actividades diarias estamos estimulándolos a nivel cognitivo y a nivel emocional activando sus sentimientos de valía, pertenencia, eficacia, etc. Aumentará su autoestima y compartirán con vosotros actividades, momentos, pequeñas conversaciones, miradas, y objetivos comunes. Su mejoría a nivel social, emocional y cognitivo es indudable. Solo debemos comparar la imagen de una persona mayor con demencia sentada en su sofá 12 horas al día, con la imagen de una persona con demencia que ha estado una hora ayudando en la cocina, media hora poniendo la mesa, un rato doblando ropa sentado a tu lado mientras le cuentas lo que te ha pasado en la pescadería, otra hora realizando ejercicios que a su vez han contribuido al orden de la casa, etc. Haceros la siguiente pregunta ¿Qué persona estará mas “despierta”, feliz, calmada y dormirá mejor?

 

Actividades para las sesiones de estimulación cognitiva.

 

Hay muchos materiales Montessori que podemos encontrar en internet o en distintas tiendas. Estos materiales sirven para categorizar objetos por colores, tamaños, longitud, etc.; para practicar el uso de cremalleras, botones, cerrojos; para contar, sumar, restar; para verter, etc.

Son actividades muy manipulativas que reducen al máximo las exigencias lingüísticas, que fomentan y trabajan su autonomía, para que puedan seguir realizando ciertas actividades básicas para desenvolverse diariamente. Al mismo tiempo, como ya hemos comentado, siempre logran el éxito (ya que siempre se adaptan a su nivel de habilidad o capacidad), y de esta manera mejoramos su autoestima y sentimiento de valía.

Montessori y Atención Centrada en la Persona.

 

Como ya sabéis, nosotras trabajamos teniendo siempre muy en cuenta el Modelo de Atención Centrada en la Persona. Los principios de este modelo son:

  1. Autonomía
  2. Autoestima
  3. Calidad de vida
  4. Capacidad
  5. Dignidad
  6. Independencia

 

Después de todo lo que os hemos explicado sobre el método Montessori comprobaréis que tiene mucho que ver con este modelo de atención, y que fundamentalmente lo que se busca es el RESPETO hacia ellos y una buena AUTOESTIMA Y CALIDAD DE VIDA.

¿No es lo mínimo que podemos pedir para nuestros seres queridos?

 


 

Si tenéis cualquier duda, queréis más ejemplos sobre cómo podéis incorporar la metodología Montessori al día a día de vuestros mayores, o simplemente queréis profundizar en el tema, no dudéis en poneros en contacto con nosotras, ¡estaremos encantadas de ayudaros!

¡Qué paséis una feliz semana!

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Thanks!








He leído y acepto los Términos y Condiciones.

[recaptcha]