Seleccionar página

Al igual que hace un año, y viendo muy de cerca las vacaciones de verano (si algunos no las habéis cogido ya), hemos pensando refrescar la memoria con CONSEJOS y PAUTAS acerca de la convivencia con personas afectadas de Alzheimer y otras demencias. En este link podéis acceder a la publicación anterior:

Convivencia con afectados por Alzheimer y otras demencias.


En esta ocasión, os vamos a indicar pautas en el caso de que vayáis de viaje con una persona afectada por algun tipo de demencia, con el objetivo de que la escapada sea lo más tranquila, adecuada y menos estresante posible.

  1. Si estamos pensando en hacer un viaje, sea donde sea, es recomendable preparar una carpeta con la documentación médica importante. Si hubiera una emergencia, el tenerlo todo a mano, solucionará muchos problemas dado que los médicos tendrán rápidamente la información más significativa de la persona.
  2. Se debe de mantener que, el entorno donde se vaya a estar, contenga elementos familiares. ¿Qué queremos decir? Si hay algo que la persona con demencia tenga como referencia (p.e. Cojín, marco de fotos…), es recomendable que sea incorporado a la maleta, para evitar así un mayor nivel de desorientacion, mostrando tranquilidad ante el objeto en cuestión.
  3. Utilizar brazaletes de identificación. Si bien puede que la familia no lo considere durante el año, la épocaImagen relacionada estival puede ser un momento idóneo para probarlos, ya que, ante circunstancias inesperadas, en un lugar no conocido pueden suponer un buen aliado. Hay brazaletes de diversos tipos, tanto únicamente identificativos (donde aparece el nombre y datos de contacto)  como con componentes electrónicosque dan información de dónde está la persona en cada momento. Otra opción al brazalete sería el marcar la ropa con los datos importantes o incorporar una tarjeta identificativa (datos, contacto, información médica…) en los bolsillos.
  4. Si el viaje es largo (más de cuatro horas), es recomendable llevar aquellos objetos o actividades que le resulten placenteras y entretenidas, además debe ir siempre acompañado de un cuidador, y si son dos mejor, que la persona con demencia reconozca o asocie a su día a día.
  5. Nunca hay que olvidarse de los tiempos de la persona. Hay que tener en cuenta que los tiempos no son los mismos que los de los demás familiares, por lo que hay que respetarlos y entenderlos. Si se tienen presentes desde el principio, y se planifica todo con un margen de tiempo,  el nivel de estrés disminuirá.
  6. Si bien estamos de vacaciones y las rutinas sobran, para los afectados por demencia, las rutinas son importantísimas, por lo que, en la medida de lo posible se deben de respetar determinados horarios (p.e. ir a dormir, comidas… evitando así la angustia que provoca no seguirlas.
  7. Si las vacaciones van a ser en un lugar donde se vaya estar rodeado de familiares que hace tiempo que no ven, lo más recomendable, a fin de evitar agobios, irritabilidad, nervisosismo, etc., por parte de la persona mayor, es hospedarse en un hotel. ¿Por qué? Porque la familia, sin darse cuenta, expresando ese cariño que sienten de forma no adecuada (porque no lo conocen, no saben como dirigirse, etc.), pueden generar los síntomas antes expuestos, favoreciendo la aparición de situaciones complejas. Así, si está estáis en un hotel, ese lugar se convierte en el lugar de cobijo cuando se está mucho tiempo con la familia o gente «no conocida».
  8. Si la persona con demencia se queda junto a otro familiar o cuidador en la etapa estival, el cuidador principal debe de dejar toda la documentación e información relevante disponible, así como consejos, rutinas, etc. a la persona cuidadora en verano.

Hay que tener en cuenta que la demencia no es un estado, es un proceso, y que consejos que van bien para unas personas no son tan efectivos en otras. De todos modos, hemos intentado establecer pautas «genéricas», entendiendo que no hay mejor información que la que los cuidadores y familiares tenéis por la experiencia en el cuidado y el cariño.


 

Y con todas las pautas facilitadas, sólo nos queda dar la útima recomendación: DISFRUTAR, REIR, CANTAR, BAILAR,… que cuando acaben las vacaciones, el recuerdo sea positivo (a pesar de lo que pueda pasar). Con la ayuda de todos,  es posible.

 

Cualquier duda o información que necesitéis, no dudéis en contactar con nuestro equipo, estaremos, como siempre, encantadas de atenderos.

Buen lunes, buena semana y, por supuesto, ¡unas fantásticas vacaciones!

 

 

 

 

 

 

Extraído de Alzheimer.orgImagen destacada: freepik.es
Imagen 1: 123RF
Imagen 2: guadarramanoticias.com
Imagen 3:hipertextual

 

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Thanks!








He leído y acepto los Términos y Condiciones.