Seleccionar página

En la entrada de esta semana queremos ofreceros formas de acercar las nuevas tecnologías a vuestros mayores con la finalidad de recuperar, crear o fortalecer los vínculos que tenéis con ellos.

Queremos a nuestros mayores, padres, abuelos, tíos, pero en ocasiones nos resulta difícil relacionarnos con ellos, encontrar un tema común del que hablar.
A veces creemos encontrar un tema, y ellos no se muestran muy participativos porque, aunque ambos hablemos el mismo idioma, a veces la diferencia de edad, de experiencias, de pensamientos e incluso de sentimientos nos hace muy difícil el comunicarnos.

Si esta comunicación, este intento de relacionarnos con la persona mayor resulta difícil en casa, cuando estos viven en una residencia, la tarea puede volverse aún más complicada. No residimos en el mismo sitio, cuando llegamos no nos recuerdan, se ponen a la defensiva o simplemente nos miran con extrañeza como si formásemos parte de otro mundo que no es el suyo, y no encontrasen la forma de poder hablar con nosotros de ningún tema que nos pueda interesar a ambos. Estamos seguras de que, a vosotros, como familiares, en ocasiones los miráis y pensáis eso mismo ¿qué le puedo decir yo, qué le puedo contar que le vaya a interesar?

Si a esto le añadimos la posibilidad de que la persona mayor tenga una enfermedad como la demencia o incluso otro tipo de enfermedad que haga que su estado de ánimo no sea el mejor, encontraremos menos motivación por su parte a mantener una conversación con nosotros o a contarnos cosas sobre ellos o su vida pasada.

Hoy en día, dar un paseo por una residencia el día de más visitas (suelen ser los domingos) es ver a muchas familias juntas, pero sin comunicarse con la persona mayor. Vemos hijos y nietos sentados al lado de su familiar, pero con el móvil en la mano, viendo un vídeo o interactuando en redes sociales.
Sabemos que esto no sucede por el desinterés a comunicarnos con nuestro padre o abuelo, sucede porque no sabemos cómo hacerlo. Como romper esa barrera invisible que hay entre dos personas que parece que ya no comparten el mismo “mundo”.

Hoy os vamos a explicar como utilizar las nuevas tecnologías para comunicaros e interactuar con vuestros mayores y volver a conectar ese mundo que a lo largo de toda una vida siempre ha sido el mismo.

 

El ordenador portátil, la Tablet o el móvil.

Con un ordenador portátil, una Tablet o un móvil podemos hacer infinidad de cosas y “salir” de casa o de la residencia a sitios inimaginables.
La diferencia entre utilizar uno u otro está, principalmente, en el tamaño de la pantalla. Siempre será mejor una pantalla grande si lo que hay que hacer es “ver”.

 

Spotify:

Con esta aplicación podemos escuchar cualquier tipo de música. Canciones de los años 50, 60, 70… copla, flamenco, sevillanas, música clásica, etc. Poner la música que les gusta, y que solían escuchar en “tiempos mejores”, suele evocar recuerdos que incitan a la persona mayor a cantar, contar experiencias, anécdotas o, simplemente, ha compartir un rato agradable de música con nosotros.

YouTube:

Con YouTube, además de escuchar música, podemos ver los videoclips de las canciones, la letra de estas para poder cantarla con nuestro familiar, etc.

Pero la música no es lo único para lo que podemos utilizar YouTube, también podemos viajar. Con los vídeos en 360 º podemos ver desde documentales de leones y nadar con tiburones hasta visitar la Torre Eiffel, el museo Louvre de París, la Estatua de la Libertad o el museo antiguo de Egipto. Quedándonos más cerca, podemos visitar el museo Guggenheim de Bilbao, la Alhambra de Granada o la Giralda de Sevilla.

Netflix:

Con aplicaciones del tipo de Netflix podemos “engancharnos” a una serie con ellos o ver películas. Que sean mayores no significa que no les gusten las películas más actuales o las series a las que se “engancharán”, en ocasiones, más que nosotros. La idea es compartir momentos, y esperar la visita de tu nieto, hijo o sobrino, para ver el último capítulo de “nuestra serie favorita” y comentarlo juntos, es un gran aliciente para ellos, y lo puede ser para nosotros.

Por supuesto, hoy en día, hay multitud de opciones para ver los clásicos de siempre. Un cine del que disfrutarán ellos y nosotros.

Google Maps:

Esta aplicación puede ser una gran aliada. Con ella podemos viajar a la calle donde vivió nuestro familiar su infancia, recorrer su pueblo, sus calles, volver a ver su iglesia, su fuente, etc. Podemos ir al pueblo donde residió cuando emigró a Alemania, incluso podemos viajar a la ciudad donde reside actualmente su nieto en Bélgica.

Redes Sociales:

Instagram puede ser una ventana al mundo. Para ver paisajes inimaginables, países exóticos, animales que nunca habría visto, incluso para visitar páginas de actrices/actores, cantantes o personajes famosos a los que nuestro familiar admire.
También puede ser una herramienta perfecta para ver a esos familiares que no ve asiduamente.

Skype:

Con Skype podemos comunicarnos con los que más lejos viven. En realidad, nos podemos comunicar con cualquier persona, en cualquier momento. Estar en época de exámenes ya no es excusa para no saludar al abuelo que está en la residencia. Si otro familiar acude a visitarlo, podemos verlo, y que nos vea enterrados entre tanto libro y apuntes, con Skype o incluso una video llamada de WhatsApp.

Otros:

Hay muchísimas aplicaciones (muchas gratuitas) sobre música, puzles de coches antiguos, ajedrez o damas, cartas, dominó o, incluso, sobre estimulación cognitiva.
Un puzle sobre coches antiguos puede ser una buena actividad para realizar en compañía.

 

Gafas de realidad virtual:

 

Con las gafas de realidad virtual podemos ver vídeos en 360º o vídeos de realidad virtual como hacíamos con el ordenador o la Tablet, pero de forma aún más realista.
Con estas gafas podemos relajarnos en la playa, visitar nuestro pueblo, ir a un concierto o meternos dentro de una película.

Siempre hay que tener prudencia al comenzar a utilizar estas gafas ya que para ellos puede ser una experiencia “chocante”, y más aún en el caso de que nuestros mayores sufran deterioro a nivel cognitivo.

Con las gafas de realidad virtual podemos pasar un rato agradable y divertido para ambos, e incluso, si las aceptan bien, podemos utilizarlas para relajarlos en momentos de tensión o alteración emocional.

Una opción muy asequible económicamente son las gafas de realidad virtual de cartón. Funcionan bien y podemos comprobar si la persona mayor las acepta. Pincha en la imagen y te llevará al enlace de compra de Amazon.

 

Wii:

 

La Wii es una videoconsola con la que podemos jugar al futbol, tenis, baloncesto, pescar, cazar, o cualquier otra actividad que le gustase a nuestro familiar.
En este caso es necesario que no tengan deterioro a nivel físico, aunque cierto tipo de actividades se pueden realizar estando, incluso, en silla de ruedas.

 

 

 

Cámara de fotos:

 

Otra gran opción son las cámaras de fotos. Hay personas mayores a las que siempre les ha gustado la fotografía, y otras que nunca han probado ¿Nunca es tarde, no? Podemos enseñarles cómo fotografiar animales, flores, etc.

 

E-Books:

 

Hay infinidad de libros, de temas, de autores, que podemos llevar en nuestro E-Book para poder leer en cualquier momento con nuestro familiar.
Y luego están los libros y los niños. Esa mezcla especial que hace que los libros sean mágicos para las dos partes, donde se lo puede leer el mayor al niño, el niño al mayor o simplemente verlos juntos. Esta actividad crea vínculos, relaja, produce sensación de amor, afecto, aprecio.
Con personas con demencia, no importa si al principio parece que no les prestan atención. Estas personas quizás no entiendan el libro o no tengan la capacidad para prestarle atención, pero sí que sienten.

 


 

Todas estas actividades siempre se deberán adaptar a su estado cognitivo y de consciencia. Una persona con un estado avanzado de demencia quizás solo disfrute de la música, pero con el tiempo, empiece a mostrar interés por el dispositivo del que sale esa música y podamos incluir vídeos en nuestras interacciones. Para una persona a la que siempre le ha gustado la naturaleza, la serie documental MOVING ART puede ser una gran opción. Veremos imágenes de la playa, un bosque, flores, fondo marino, etc. pero sin narración, solo con música de fondo.

 


 

No queremos dejar pasar la oportunidad de dar las gracias al Grupo de Envejecimiento del Colegio Oficial de Psicólogos de la Región de Murcia, al cual pertenecemos.

Tenemos un grupo de trabajo activo, dinámico y productivo donde compartimos conocimientos, experiencias, materiales, sentimientos, y mucha, mucha, sabiduría.
Gracias porque esta entrada del blog ha sido inspirada en una de esas tardes de reunión, donde el fin máximo es compartir formas de mejorar la calidad de vida de nuestros mayores. Gracias por ese espíritu de colaboración y ese corazón que ponéis en todo lo que hacéis. Gracias Inma, porque toda orquesta suena bien porque hay un director, y tú, como directora de la nuestra, haces que la música fluya de forma armoniosa.

¡Os deseamos una feliz semana!

 

Asociación Memoria Vital Psicología.

Thanks!








He leído y acepto los Términos y Condiciones.